5 diferencias entre un pene grande y uno pequeño. Mira por qué el pequeño causa más placer


Ni poco ni demasiado, todo es cuestión de medida, dicen las malas lenguas y la verdad, tienen toda la razón. 


Tanto en la vida diaria como en la vida sexual, se necesita tener un balance y hablando del pene masculino, tanto la falta como el exceso de tamaño, podrían ocasionar problemas durante el sexo. 

A continuación, te contaremos las dos caras de la moneda. Un par de voluntarios sexualmente activos, mayores de 25 años y con la suficiente experiencia para hablar del asunto, nos confiesan cómo ha sido su vida sexual, gracias al tamaño de su pene. 

Para efectos de cuidar la identidad de los voluntarios, evitaremos mencionar sus nombres. 

Se les realizaron 5 preguntas a cada participante, estas fueron sus respuestas:



1.- ¿Cómo te sientes personalmente respecto al tamaño de tu pene?

Pene muy grande: 

Obviamente, el tamaño de mi pene siempre me ha dado mucha seguridad en mí mismo, pues siempre me encargué de que todos mis cuates supieran que yo era el mas “pitudo”. 

Pene muy pequeño: 

Yo tuve una infancia muy agradable, padres amorosos y familia grande, sin embargo, al entrar a la secundaría iniciaron mis problemas, sufrí de mucho bullying durante ese periodo. La razón es que siempre fui más respetuoso y tranquilo que los otros chicos. 

Un día durante la clase de deportes, un chico me bajó los pantalones frente a todos mis compañeros, incluyendo las chicas, pudieron ver mi pene y la verdad, es muy pequeño. Las burlas y los apodos fueron horribles. Fue una etapa muy difícil para mi. 

2.- ¿A qué edad tuvieron relaciones por primera vez y cómo influyó su pene en esa decisión?

Pene muy grande:

Al iniciar la preparatoria yo era un chico muy popular, pues era bueno en los deportes, era bastante guapo y también existía un rumor, decían que yo tenía el pene muy grande. No se si eso influyó, pero es la verdad.

La virginidad la perdí entre los 16 y 17 años, con una chica de la misma prepa que era 2 semestres mayor que yo. La experiencia fue buena, pero confieso que estaba demasiado nervioso y no lo hice tan bien. 

Pene muy pequeño:

Yo perdí la virginidad hasta los 20 años. La verdad estaba muy inseguro respecto al tamaño de mi pene, pues sabía que era más pequeño que el promedio; sin embargo, entrando a la universidad, conocí a una chica que me ayudó a salir de ese miedo. Recuerdo que la primera vez, ella lo disfrutó tanto como yo. 



3.- ¿Algún problema relacionado al tamaño de su pene? 

Pene muy grande:

Cuando aprendí lo que era el sexo de verdad, empezaron los problemas. Todo el mundo piensa que tener un pene grande es lo mejor que te puede pasar en la vida; sin embargo, suceden muchos problemas que no se saben y no se cuentan. Por ejemplo, cuando empecé a tener lo que podríamos considerar un buen sexo, yo tenía 20 años, pues antes de eso solo había tenido relaciones con una sola pareja, la chica que les conté y nunca hubo penetración intensa, su cuerpo era muy pequeño.

Al cumplir 20 años conocí a la chica con la que aún estoy, ambos veníamos de otra relación donde no habíamos experimentado las posibilidades del sexo, por lo que nuestro noviazgo fue muy sexual desde el inicio; sin embargo, nos enfrentamos a un problema que nos ha costado mucho esfuerzo. 

La primera vez que lo hicimos, ella se asombró por el tamaño de mi pene, me dijo que nunca había estado con un hombre así, obviamente me sentí muy bien al respecto, pero cuando se puso en posición de “perrito” y empecé a entrar hasta lo más profundo, note que mi chica no lo estaba disfrutando. Yo excitado, aumente la velocidad y la fuerza en la penetración, fue en ese momento que mi chica pegó un grito de dolor y gritando “!Para!”. El tamaño de mi pene no le causaba placer sino dolor, dejamos de coger en ese instante. 

Después de ese día, durante todos los encuentros sexuales, seguía lastimando a mi novia cuando la penetraba. Tardamos mucho tiempo en adecuarnos a nuestros cuerpos y en aprender cómo es que puedo hacerle el amor sin causarle dolor. Aunque lo logramos, lamento decir que yo no estuve, durante mucho tiempo, del todo satisfecho, pues no pude penetrarla como yo quisiera; sin embargo,  aprendimos a darnos placer de la manera correcta. 

Pene muy pequeño:

Cuando conocí a mi novia, ella se mostró muy comprensiva respecto al tamaño de mi pene, por lo que no fue problema y cogimos como locos desde el primer día. 

Sin embargo, a los meses de tener relaciones sexuales constantemente, ella empezó a solicitar que le diera más fuerte y más fuerte. Obviamente, esa petición me excitaba mucho, pero después comprendí que lo que ella quería era sentir que mi pene entraba más profundo en su vagina y desgraciadamente, me resultaba imposible. 

A pesar de nunca haber tenido un problema de erección, el tamaño de mi pene no era lo suficientemente grande como para llegar a donde ella quería. 

Ese momento fue muy frustrante para mi, me llené de miedos e inseguridades, pues temía que por el tamaño de mi miembro, mi novia me abandonara. Afortunadamente, todo se resolvió como esperaba. Creo que estoy al lado de la mujer de mi vida. 

4.- ¿Cómo es tu vida sexual en estos momentos? 

Pene muy grande:

No me quejo para nada. El sexo con mi novia es cada vez mejor y el tamaño de mi pene dejó de ser problema, parece que su cuerpo se acostumbro al mío. 

Algunas veces me pide que pare, pero cada vez nos acercamos más a un equilibrio donde ambos disfrutaremos al máximo del sexo que nos damos. Me encanta mi chica y me encanta lo que estoy viviendo. Puedo decir que soy un hombre satisfecho y soy un hombre feliz. 

Pene muy pequeño:

Mi vida sexual no podría estar mejor. En lugar de atormentarme por mi problema, lo hablé con mi novia y juntos buscamos una solución: me convertí en un verdadero maestro del sexo oral y puedo hacer que mi mujer se venga en tan solo minutos. 

Me convertí en el mejor amigo de su clítoris, pero eso no es todo, el problema de la penetración lo resolvimos de la manera más sencilla ¡Compramos un vibrador! Lo utilizó todo el tiempo y a mi novia le encanta. Ella no podría estar más complacida y a mi nada me hace más feliz que saber que a mi mujer le encanta como le hago el amor. Soy un tipo verdaderamente afortunado. 

5.- Si pudieras ¿Cambiarías el tamaño de mi pene? 

Pene muy grande:

No lo creo, aunque pensándolo bien, quizás me quitaría un centímetro. 

Pene muy pequeño:

Para nada. Ser quien soy y aceptar mi cuerpo me a convertido en una persona más fuerte, segura y determinada. Eso no lo cambiaría por nada.
Recomendados
Recomendados