Badabun te recomienda

Le echó gasolina y lo quemó vivo. Cuando sepas por qué le darás la razón

perro pitbull ataque bebé destrozado

Una lamentable y trágica historia se vivió en un pequeño pueblo llamado Coyuca de Benítez, ubicado al sur de México en el estado de Guerrero, por la muerte de un bebé recién nacido, quien murió destrozado por el ataque de un feroz perro pitbull.


Jorge Hernández, un padre soltero de 34 años de edad, caminaba por las calles de su ciudad, como era su costumbre, con su pequeño bebé en una carreola disfrutando el olor a sal del pueblo que se encuentra cerca de la costa, cuando lo impensable sucedió y la tragedia llegó a Jorge cuando menos se lo esperaba.


En un descuido, Jorge comenzó a saludar a los vecinos y dejó a su hijo recién nacido solo unos momentos, cuando un perro pitbull se acercó a toda velocidad a la carreola del pequeño y comenzó a atacarlo sin razón alguna. Los vecinos de la zona aseguraron que ese perro ya había dado molestias anteriormente, pero nunca actuaba de esa forma.



Cuando el señor Jorge se dio cuenta de lo que estaba pasando, rápidamente fue en rescate de su pequeño, tratando de separarlo, con golpes en la cabeza y tratando de abrir el hocico del perro lleno de sangre, logró apartarlo de su hijo con golpes, tomó gasolina y prendió en fuego al perro por el coraje que llevaba por dentro, disfrutando la muerte del perro por lo que le hizo a su hijo, sin embargo, había sido demasiado tarde, ese feroz perro había destrozado el rostro y parte del cuerpo del niño.

El padre del menor se encuentra destrozado por la muerte tan horrorosa que tuvo su hijo, quien según los vecinos, se encuentra deprimido y sin salir de casa, pues él era lo único que tenía en el mundo, ya que la madre del menor los abandonó a las semanas de haber nacido su pequeño bebé. Actualmente la comunidad de Coyuca de Benítez se ha unido para ayudar a este hombre, quien aseguran era el mejor padre del mundo y daba todo por su pequeño.

Recomendados
Recomendados
Publicidad