Badabun te recomienda

Sacerdote violó a una niña de 4 años. Su castigo te hará llorar de coraje

multan violador cajas cerveza oaxaca noticia exclusiva

¿Cómo castigarías una violación? Posiblemente estás pensando en los castigos más severos, pues pocas cosas son peores que los abusos sexuales. 



Desgraciadamente, en algunos lugares de México, este crimen sigue considerándose un “delito menor”.

Así sucedió en San Pedro Sochiem, Oaxaca, cuando las autoridades locales recibieron a una niña de cuatro años, quien presentaba evidencias de haber sido violada. El supuesto responsable se identificó como sacerdote de la iglesia del pueblo, según el periódico mexicano el “Excélsior”

Los hechos sucedieron el 12 de octubre. Fue el jefe de policía, el agente Santiago Quetzalapa, quien recibió la denuncia por parte del padre de la menor víctima. 

Lamentablemente, el pueblo de San Pedro Sochiem en Oaxaca, es un municipio que por ley, se rige bajo sus propios “usos y costumbres”. Esto significa que en ese lugar cuentan con su propia ley y resuelven sus propios conflictos. Las autoridades ministeriales del Estado de Oaxaca no se meten en sus asuntos, debido a sus raíces indígenas. 

Debido a esta condición, el violador solo fue sentenciado a pagar 2 cajas o cartones de cerveza, que se entregaron a la policía local del pueblo.  

Sabemos que es difícil de creer, pero así sucedieron los hechos. 


Al capturar al reverendo cristiano y presentarlo con el “consejo” del pueblo, ellos determinaron que el castigo por su delito sería la compra de un par de simples cartones de cerveza. 

Al ser autoridad, el padre de la menor no pudo hacer nada contra el “consejo”, por lo que decidió denunciar su situación con los medios de comunicación del exterior. 



Hasta donde se sabe, la policía ministerial del Estado de Oaxaca tomó cartas en el asunto, por lo que el sacerdote se encuentra prófugo de la ley y se presume que abandonó el país, escondiéndose en Estados Unidos.

La familia y la menor víctima ya recibieron el apoyo y se encuentran seguros en un domicilio de la capital. 

Ante historias como esta, solo nos queda recordar que en estos tiempos difíciles, sólo el amor y el respeto nos ayudarán a ver el futuro con seguridad y esperanza. Hasta pronto.
Recomendados
Quizzes
Recomendados
Publicidad