14 fotos de la clínica donde “curan la homosexualidad”. Las violan para que les guste el pene


Hace cuatro años una amiga me contó acerca de estas clínicas que intentar convertir a los homosexuales y transexuales en heterosexuales, y en ese tiempo yo todavía no le había dicho la verdad a mis padres sobre mis preferencias”, reveló la fotógrafa ecuatoriana, Paola Paredes. 



Paredes llevó a cabo el proyecto “Hasta que cambies”. “Esto no solo está pasando en Ecuador, es un problema global. Sucede en México, Colombia, incluso en Europa y Estados Unidos. En un momento me sentí aterrada porque yo pude asistir a uno de estos lugares si decía la verdad”. 



Apenas en el año 1973 la Asociación Americana de Psiquiatría eliminó la homosexualidad del Manual de Diagnóstico de Desordenes Mentales, antes de eso los terapeutas llevaban a cabo distintos métodos para curar a sus pacientes homosexuales, generalmente estas prácticas son excesivamente crueles e innecesarias. En estos lugares se incluye el uso de drogas, la proyección de imágenes pornográficas, choques eléctricos, la castración química, además de que las pacientes son violadas diariamente con la intención de que admitan en su vida la relación sexual entre hombre y mujer como la única forma de obtener placer y reproducirse. Estos métodos fueron aprobados por la Iglesia católica y se siguen llevando a cabo en varios de estos llamados “centros de conversión”. 


Tres años atrás nuestra artista, Paola, informó a sus padres sobre su homosexualidad, su familia respondió de manera positiva, comprendiéndola y aceptándola tal y como es. Desafortunadamente esto no sucede en la mayoría de las familias, sobre todo en aquellas donde la religión se vive fervientemente. 

Este tipo de clínicas están prohibidas en Ecuador, sin embargo, muchas familias siguen llevando a sus parientes homosexuales a estos centros clandestinos, ubicados en las afueras de las ciudades, principalmente en zonas rurales, con la intención de que su condición sea reprimida de manera violenta y salvaje. 


El proyecto “Hasta que cambies” revela la brutalidad que miles de mujeres y hombres sufren en estos supuestos “centros de conversión”. 

Paola aprendió acerca del funcionamiento de estas clínicas por lo que escuchó al entrevistar a una mujer que estuvo internada por más de 6 meses. “Ella me contó todo lo que vivió ahí dentro”, dijo Paola. 


Dentro de esta clínicas todo se maneja de manera violenta, los hombres abusan de ti, nos golpeaban y mantenían drogadas todo el tiempo. No hay forma de salir cuerdo de ese lugar. Ningún ser humano debería experimentar esta clase de trato”, destacó la paciente.

El proyecto de Paola, “Hasta que cambies”, intenta ser una fiel representación de estas brutales prácticas, que lamentablemente se siguen empleando en algunas partes del mundo.












Recomendados
Recomendados