“Cuando mi esposa se mete a bañar mi hija y yo tenemos relaciones”


Dicen que en la guerra y en el amor todo se vale, que en el corazón no se manda y que el amor no conoce de edades, sin embargo ¿Esto aplica en cualquier situación? La carta que te mostraremos a continuación  es la petición desesperada de uno de nuestros lectores quien por alguna razón eligió este medio para buscar una solución que le regrese la tranquilidad a su vida.  Sencillamente te dejará sin palabras. 

“Aún no entiendo qué es lo que me pasa. Soy un hombre de 42 años, casado y con 3 hermosas hijas de 7, 16 y 21 años . Aunque la relación que llevó con mi esposa no es precisamente la mejor del mundo, la verdad es que ambos nos llevamos muy bien y todavía conservamos un poco de pasión, sin embargo, durante los últimos 4 meses ha sucedido algo que pese a que me hace muy feliz, me avergüenza y me hace sentir como la peor basura.  

Era un sábado normal, mi esposa se levantó de madrugada, se dio una ducha, preparó el desayuno y salió a trabajar como de costumbre. Yo me quede en la cama un par de horas más muerto de sueño, pues la noche anterior había trabajado una larga jornada. Estaba profundamente dormido cuando la puerta de mi cuarto se abrió y rápidamente levante la cabeza; ahí estaba ella, mi hija de 16 años… Llevaba puesto un short que apenas cubría su trasero y una playera por la que claramente se podían observar sus pechos. Yo me voltee enseguida pero ella continuo parada frente a la cama, le pregunte que quería y ella sin pronunciar una sola palabra se abalanzó sobre mi y me abrazo por encima de las sábanas. Desde ese momento sentí que algo raro pasaba, pues a pesar de ser mi hija y de que como padre debí reprender aquel acto, no pude evitar sentir solo incomodidad y una sensación extraña que claramente yo sabía que no era correcta. 

Después de unos minutos ella salió de la habitación y mi corazón palpitaba rápidamente. Los días pasaban y poco a poco los acercamientos de mi hija eran mucho más evidentes, además de que siempre estaba al pendiente de mi. No se cómo ni cuando sucedió, pero me enamore de ella. No solo era deseo ante aquella hermosa figura y aquel rostro angelical, es algo mucho más fuerte, es amor. 

Luego de dos meses con aquella tormentosa situación finalmente paso lo que tenía que pasar. Mi esposa estaba en su trabajo, mis hijas en la escuela y yo me encontraba solo en casa (pues había salido de vacaciones) cuando mi hija llegó inesperadamente. Para ese momento el sentimiento era tan fuerte, que no pude resistirte. Ella llegó y sin pronunciar una palabra comenzó a quitarse el uniforme frente a mis ojos, yo la abrace fuertemente y ambos nos dejamos llevar hasta consumar el acto. Han pasado cuatro meses y desde entonces ella y yo aprovechamos cada vez que su mamá se mete a bañar para estar juntos y amarnos intensamente. Me siento atrapado, no quiero dejarla porque la amo y lo que menos deseo es lastimarla, pero sé que esto esta muy mal, soy su padre y yo la hice mujer, ahora no puedo verla diferente ¿Qué puedo hacer si lo único que quiero es divorciarme y estar a su lado?  ella es lo único que me importa. Por favor, ayúdenme, estoy desesperado” 
Recomendados
Recomendados