“El Beso de Singapur”, la forma más rica de llegar al orgasmo. Mira cómo hacerlo


A veces “menos es más”. ¿Sabes a qué me refiero con esto? A que no necesitas estar haciendo tanta cosa con tu pareja para que el sexo deje de ser monótono. Sólo necesitas el ancestral “beso de Singapur”, que asegura un orgasmo fuera de los límites terrenales, de esos que te hacen babear la almohada.






Todos tenemos una “habilidad inútil”, es decir algo que podemos hacer con nuestro cuerpo pero pensamos que no nos va a servir para nada en la vida. Sin embargo, esta es una que casi todas las mujeres pueden hacer y no le dan el uso que merece. Esta sí es información que cura.


Para empezar, el Beso de Singapur es una técnica oriental milenaria, tan antigua como la prostitución, que fue popularizada por las geishas. Cabe destacar que éstas no eran propiamente sexo servidoras, pero con algunos clientes tenían encuentros sexuales.


Mujer, cuando haces pipí y quieres retener la orina ¿sientes ese “jaloncito” en la vagina? ¡Ahí lo tienes! ese es el fundamento básico del “pompoir”, su nombre original en francés, que significa: succión; o cuando estás acostada en la cama y haces “repeticiones” vaginales. ¡Uff!, ¡créeme que no es una habilidad inútil!


En la técnica del Beso de Singapur tú tomas el control absoluto de la penetración. Para ello tienen que hacer la pose del “misionero”: él está debajo de ti y no se debe mover ninguno de los dos. El punto es que contraigas la vagina apretando al pene lo más que puedas, masajeándolo internamente y tú, hombre, ¡sólo déjate querer!


Esta “succión” es completamente satisfactoria para ambos, porque para los chicos es como si fuera sexo oral y para las chicas, todo lo que se les mueve allá adentro es una locura. ¿Quién dijo que la mujer no controla la penetración? Los hombres estamos muy equivocados.

De verdad, llegó el momento de experimentar esta técnica. Ponla en práctica y que no te dé pena sacar tu “yo” salvaje... Recuerda, mujer: entre más tiempo mantengas la contracción es mejor para ambos. ¡Pero mucho cuidado!, porque la satisfacción es muy intensa y los ojitos les van a quedar en blanco… 
Recomendados
Recomendados