El escalofriante caso del primer travesti de la historia. “Me acosté con más de 10,000 hombres”


Sufrió burlas todo el tiempo en su país, y lejos de obtener respeto fue constantemente acosado y orillado por la sociedad española a vivir de su imagen criticada con crueldad. 

Carmen de Mairena es el nombre de este famoso travesti, antes conocido con el nombre de Miguel Brau. Nació en España en 1933 y siempre fue víctima de persecuciones y malos tratos, por parte del público desde que descubrió que su pasión era el mundo del espectáculo. 




Sin embargo, su trágica vida fue marcada también por su homosexualidad y su identidad de género, pues esta estrella en ascenso buscó convertirse en mujer durante una época muy difícil en España. Eran los años 50’s y el régimen militar de Francisco Franco reprimía a todo aquel que se atreviera a ser diferente.


Las personas de la comunidad LGBT no eran aceptadas en aquel entonces, y eso  costó a Carmen de Mairena muchos ingresos a prisión. Existía en España la “ley contra vagos y maleantes”, la cual en un inicio consideraba como impropios y antisociales a vagabundos y personas sin hogar, y después fue modificada para incluir a los homosexuales. 


Carmen de Mairena comenzó su carrera artística como cantante en bares y antros de Barcelona; poco a poco se ganaba al público. En los años 70 inició su transformación y adoptó una imagen femenina: se inyectó silicón en labios, caderas y pecho y se convirtió en el primer travesti de la historia. Vino el rechazo oficial y social, y lamentablemente tuvo que recurrir a la prostitución para sobrevivir. Según su propio testimonio, en esa época se acostó "con más de 10,000 hombres por dinero". 


A pesar de las dificultades logró salir adelante y de nuevo llegó a la pantalla chica. Participó en famosos programas españoles, como “Crónicas Marcianas”, y en películas extrañas como “FBI: Frikis Buscan Incordiar”. 


Era visto por algunos como un fenómeno horrible a quien no respetaban, como un personaje para burlarse y no como lo que era: una persona frustrada que tuvo que luchar para convertirse en la mujer que siempre deseó ser. 


Hoy Carmen de Mairena tiene 84 años y su vida llena de drama, de dolor y rechazo, así como de acoso por parte de los medios, se convirtió en un símbolo de la libertad de expresión en España. En diversas ocasiones fue vista en marchas para apoyar a la comunidad LGBT y a las prostitutas, sectores sumamente vulnerables en un país donde la represión sigue siendo cosa de todos los días. 


La artista Carlota Juncosa admira profundamente la labor de esta persona -no personaje, como lo han hecho ver desde hace años-, y mencionó para el portal “La Vanguardia” lo siguiente:

Fue una víctima de la televisión. La veía en «Crónicas Marcianas» mientras estudiaba en casa y me hacía gracia y, ahora tras conocerla y ver quién hay detrás de esa máscara, comprendo todo lo que han abusado de ella y cómo la han utilizado, cuando podrían haberla salvado.


Entre “bullying” por parte de los medios, prostitución, películas para adultos y un atrevimiento a ser diferente durante una época difícil en su país, Carmen de Mairena se ha convertido en ejemplo de lucha y drama.

Recomendados
Recomendados