Engañó a su novia y ella se vengó. Le hizo sexo oral y 3 horas después estaba muerto


Si hay algo de lo que siempre te debes cuidar es de una mujer celosa y herida. No hay nada más temible, pues su inteligencia le hace idear las venganzas más crueles. Muestra de ello es la historia de amor que te vamos a compartir y que, a pesar de que tenía todo para ser perfecta, terminó llevando a uno de los participantes directo a la tumba.

Cuando Ana conoció a Luis, en la preparatoria, sintió que era amor a primera vista. Él era como el príncipe de las películas que había visto de niña; tenía sonrisa encantadora, gran personalidad, era gentil y atento con sus compañeros... En pocas palabras, era un excelente partido. Aunque la familia de Ana no tenía muchos recursos económicos, ella era responsable, educada y divertida, por lo que hacían la pareja perfecta. Durante el último semestre se juntaban por las tardes para estudiar y prepararse para el examen de ingreso a la universidad. Ana entró a la carrera de Ingeniería en Sistemas y Luis, a Derecho. Todo parecía ir de maravilla, y de pronto algo horrible comenzó a ocurrir. 





Como los edificios de las escuelas en la universidad están lejos uno de otro, a Luis se le hizo fácil engañar a Ana, pues tenían horarios diferentes y sólo se veían el fin de semana. La popularidad de Luis creció incluso fuera de la Facultad de Derecho, ya que otras estudiantes le hicieron fama sobre lo bueno que era en la cama, y así fue como, de boca en boca, ella supo que su novio le era infiel.


Ana siempre se cuidaba cuando hacían el amor, pero pensar que Luis había estado con varias mujeres le hizo temer que le hubiera contagiado alguna enfermedad, y llegó a sentir asco por haber estado con él; los celos la volvieron loca y planeó cobrar venganza.

Como un tío suyo trabajaba con metales, le fue fácil tener acceso a unos cuantos gramos de cianuro. Después fue a una “sex shop”, compró protectores labiales y bucales para practicar sexo oral, y mezcló el veneno con brillo labial. La idea era que Luis sufriera después de un rato de placer, pero que no sospechara nada. 


Ese día mandó varias imágenes subidas de tono al teléfono de Luis, en las que le mostraba fotos sensuales de piernas, escote y abdomen... Después de algunas horas de estarlo provocando, Luis no pudo esperar más y deseó hacerle el amor como nunca. Al salir de la escuela no perdió tiempo y rápidamente llegó a la casa de Ana, donde ella lo esperaba tan cariñosa como siempre. Pusieron una película, empezaron abrazos, caricias, besos, y en pocos minutos ella ya estaba encima de él. El chico comenzó a quitarle la ropa, pero ella tomó el mando, le desabrochó los pantalones y empezó a jugar con su pene. Mientras lo metía en su boca el brillo labial quedó marcado en el órgano sexual de Luis… Una vez que éste terminó en su boca, Ana fue al baño, a limpiarse. Ahí se quitó el protector bucal y tomó un medicamento que prevendría probables efectos del cianuro que quedó en sus labios.


Por desgracia para Luis, él no tuvo la misma suerte. Antes de volver a hacerle el amor quiso tomar un rato para relajarse y recuperar energías. Pusieron el primer capítulo de una serie de moda que lo atrapó con las primeras escenas, y dos horas después empezó a sentir ardor en el pene y dolor intenso en la pelvis. Al principio Ana se negó a ayudarlo; mientras él se retorcía de dolor ella le reclamó sus infidelidades; estaba muy dolida por todo lo que había ocurrido, quería verlo sufrir, pero en un momento no pudo más y llamó a una ambulancia… Aunque, para su desgracia, era demasiado tarde. 


El cianuro se había regado por todo el cuerpo de Luis; cuando Ana le hizo el sexo oral provocó que esa sustancia ingresara y se mezclara con el torrente sanguíneo. Tres horas después de ese momento sublime, Luis dio su último aliento.


Hoy Ana está pagando las consecuencias de sus celos y enfrenta juicio legal, por el crimen del hombre al que tanto amó. Sólo le quedan los recuerdos de los momentos que vivió al lado de su adorado Luis…

Recomendados
Recomendados