Las 5 fantasías sexuales más comunes de las mujeres. Están más enfermas que nosotros


¿Fantasear es bueno o malo? Claro que es bueno, ya que ayuda a estimular el deseo sexual, a intensificar el placer y ampliar las posibilidades en el terreno erótico.

Por eso, en esta ocasión quiero hablarte de algo que muy pocas mujeres dicen. Y, sí, se trata de nuestras principales fantasías. 


1. Tener sexo en un lugar prohibido.




Es muy variada pero pudiera decirse que es la más clásica. Va desde tener relaciones en la playa, en un ascensor, en un vestidor, en el avión o en el trabajo. Cada quien le agrega los elementos que desea, pero si algo es cierto es que todas las mujeres hemos  fantaseado con ello, por lo menos una vez en la vida.

2. Hacer un trío.


Por muy descabellado que parezca, las mujeres también sueñan con un trío.  Ya sea con dos hombres, con dos mujeres o con hombre y mujer, es una fantasía que excita a muchas, pero eso sí, de ahí a llevarla a la práctica es otro cuento. 

3. Tener relaciones sexuales con un desconocido.


La adrenalina y la sensación de compartir un momento pasional con un completo extraño es uno de los deseos más recurrentes. A muchas les causa placer irse a la cama con un hombre en el mismo momento que lo conocen: coqueteo, cortejo, excitación, todo en cuestión de una sola noche. Aquí quiero recalcar que más que el sexo en sí, lo que excita a la mujer es provocar dicho encuentro. También a nosotras nos gusta cazar. 

4. La sumisión.


Hay muchas mujeres que en el terreno sexual desean sentirse dominadas, seguir órdenes, tal vez estar amarradas o con una venda en los ojos. Para muchas chicas el solo hecho de pensar en estas situaciones las estimula en gran medida. 

5. Tener el control.


Aquí la excitación radica en que la mujer lleva las riendas del acto. Muchas fantasean con tener el poder de hacer lo que les plazca en la cama, sin ser juzgadas o guiadas por su pareja. Suena extraño, pero anhelan tener un esclavo sexual que acceda a todo lo que ellas quieran. ¿Qué tal?


Jugar con los pensamientos y permitir que la creatividad nos lleve a la excitación es una forma de hacer la experiencia sexual más placentera. Recuerda que lo que pase en tu mente se queda en tu mente, y sólo tú tienes poder sobre ello.

Está claro que tanto hombres como mujeres tenemos la habilidad de imaginar eróticamente, pero cada quien lo lleva a su terreno de manera única.
Recomendados
Recomendados