Las fantasías más raras y comunes de las mujeres. Ellas tienen más que nosotros


Dentro del mundo de la sexualidad y el erotismo el placer no tienen límites. El fetichismo es una de las múltiples expresiones que existen en la conducta sexual, y consiste en conseguir excitación sexual por medio de manos, pies, senos, nalgas, piernas, etc. de otras personas para alcanzar placer; pero igualmente participan prendas de vestir, guantes, medias, pieles, zapatos, cinturones, bufandas, ropa interior y todo lo que la imaginación permita, siempre y cuando sean o hayan sido parte del objeto de deseo.

Entre los fetichismos más comunes están:


1. Fetiche de pies: 




Aunque suene extraño, algunas personas necesitan la interacción con los pies para poder excitarse, también puede involucrar tener relaciones sexuales con esa parte del cuerpo e incluso,  para algunos con el simple hecho de observarlos basta.

2. Corbatas


Por alguna razón el uso de la corbata es uno de los ingredientes sexuales más frecuentes entre hombres y mujeres. Algunas personas se excitan por la sensación que genera ponérsela en el cuello o por lo que se puede hacer con este objeto, ya sea apretar, jalar, dominar y muchas otras… 

3. Tacones 


Dentro del mundo de los fetiches inanimados, los tacones altos son la preferencia por muchos y muchas. Con solo llevar puestos un par de este tipo de zapatos logran no solo excitarse, sino también alcanzar el orgasmo.

4. Lencería


La lencería, en específico de mujeres, es un asunto que dispara el atractivo sexual de ambos sexos. A algunos les gusta tener acercamiento con la textura, sentir el material, otros se excitan con solo verla y hay otros tantos que desean y necesitan ponerse las prendas.

5. Cuero


Quizás es uno de los más conocidos y la publicidad se ha encargado de ampliar esta percepción sobre el cuero. Para unas personas usarlo en el acto sexual representa más que un simple accesorio, un verdadero símbolo sexual indispensable ¿Qué tal?

Sin duda hay fetichismos y conductas sexuales como personas en el mundo, el impulso sexual y las expresiones de éste nos convierte en seres sexuales únicos. En lugar de categorizarnos o clasificarnos, exploremos y experimentemos nuevas formas de vivir nuestra sexualidad. Quizás encuentres algo que no sabías que te gustaba y así enriqueces más tu mundo erótico.

Recomendados
Recomendados