Lo que este cocodrilo gigante tenía en su interior te pondrá la piel chinita


Aunque los cocodrilos son animales de los que preferimos mantenernos a la máxima distancia posible o, mejor aún, no estar en el mismo lugar, hay quienes no sólo van tras ellos sino que pretenden capturar especies que la mayoría únicamente podríamos ver en películas de ciencia ficción.



Es justo el caso de Dustin Bockman, su hermano Ryan y su amigo Cole Landers, integrantes de uno de los 920 equipos que participaron en la temporada de caza de cocodrilos en Mississippi, Estados Unidos, entre cerca de 27,000 aspirantes.



Aunque nunca antes habían cazado animales de este tipo, estaban bien equipados y se informaron lo suficiente para emprender la peligrosa aventura. Lo que desconocían era que la batalla, que duró horas, los llevaría a capturar un ejemplar que rompería un récord por sus dimensiones.


Subieron a su barco un sábado a las 8 de la noche y no les fue posible regresar sino hasta el domingo por la mañana, pero con un cocodrilo de tamaño tal que no lamentan para nada el gran tiempo invertido.


Durante las primeras horas de navegar por el río vieron asomar en la superficie los ojos de muchos ejemplares, pero decidieron esperar hasta localizar uno que pudiera medir 3 metros o más. Alrededor de la 1 de la madrugada miraron uno que parecía reunir las características del que tenían en mente; nunca imaginaron que iría mucho más allá de sus expectativas.


Como está prohibido disparar en aguas abiertas, tuvieron que ser pacientes, pues cuando lograban acercarse al objetivo éste se sumergía para reaparecer a muchos metros de distancia.

Después de dos horas Bockman disparó su ballesta y le clavó el arpón en la espalda. El cocodrilo luchó varios minutos para quitársela y luego se hundió en el fondo del río. Aunque les llevó mucho tiempo, esfuerzo y paciencia, pues tuvieron que esperar la luz del día para pedir ayuda y a que hubiera personas suficientes para sacar la presa, al final obtuvieron su recompensa.


Ya en el muelle y al hacer las mediciones oficiales, se dieron cuenta de que el animal medía 4.6 metros de largo y pesaba 459 kilos. El cocodrilo tenía entre 50 y 60 años de edad, lo que para todos fue sorprendente, pues se trató de un nuevo récord.

Sin embargo, lo verdaderamente impactante sucedió al momento de abrir al animal, ya que en su interior fueron encontrados los restos de un pequeño niño de 4 años, quien había sido reportado como desaparecido dos semanas antes por la policía del condado. 


El cuerpo del niño fue entregado a su familia para llevarse a cabo el funeral correspondiente. 

Lamentablemente lo que en un principio parecía ser un hallazgo de parte de estos dos valientes hombres, terminó siendo una tragedia para toda una familia. 
Recomendados
Recomendados