Niño de 15 años se enamoró de un anime. Su mamá le rompió sus revistas y él se suicidó


¿Cómo podemos diferenciar un amor de una obsesión? ¿Hasta qué punto sabemos que eso que sentimos por alguien o algo es saludable para nosotros? La noticia que te revelaremos a continuación cambiará tu forma de pensar. 

En Costa Rica, un menor de 15 años llamado Taylor Gamboa, se quitó la vida de una forma horrible. Estamos seguros que no podrás creer la razón. 





Quienes conocieron a Taylor lo describen como un chico serio e introspectivo. Él era un gran fanático de la serie japonesa ¨Sora no Otoshimono¨, pues invertía todo su dinero en comprar artículos de la serie, así como libros y estatuillas de los personajes; sin embargo, detrás de esa devoción por este anime japonés, se escondía un secreto que Taylor no compartía con los demás: él estaba profundamente enamorado de uno de los personajes de la caricatura, llamado ¨Ikaros¨.


¨Sora no Otoshimono¨ es una serie de carácter sentimental que trata de ángeles o ¨angeloides¨ como los llaman en el anime. ¨Ikaros¨ es el personaje principal, y a pesar de ser un ángel, es un personaje muy femenino y sensual… 



Es por eso que Taylor Gamboa se obsesionó tanto con ese personaje, hasta el punto que una terrible frustración empezó a crecer en su vida: jamás conocería al amor de su vida, pues no existía en este mundo.


Extrañamente, nadie de su familia y sus amigos había identificado la profunda depresión en que vivía Taylor, y cuando por fin se enteraron que algo no estaba bien trataron por todos los medios de acabar con su terrible obsesión. 

Lo llevaron a terapia psicológica e intentaron pasar más tiempo con él, hasta que un día su madre, llena de frustración, decidió acabar con todas las revistas del polémico anime, las rompió todas y las tiró en el bote de la basura. 


La molestia del joven fue tan grande que terminó por quitarse la vida, dejando una dolorosa carta donde manifestaba el profundo amor que sentía por ese personaje, ¨Ikaros¨. 


Fue su madre quién lo encontró en su cuarto ahorcado con una cuerda. Comentó a la autoridad que no había rasguños en la pared o cualquier otra señal de que Taylor intentara sobrevivir. Su muerte fue tranquila y en paz. 


Taylor Gamboa se suicidó para poderse encontrarse con su amada en otro mundo. De verdad esperamos que ahora se encuentren juntos. 

La adolescencia es una etapa complicada para muchos jóvenes. Es por eso que como padres y hermanos, es necesario poner especial atención a los comportamientos y hábitos de nuestros adolescentes, pues sólo así podremos identificar algún problema psicológico que como a Taylor, atente contra su felicidad y contra su vida.


Donde quiera que estés Taylor, sabemos que no estás solo, Ikaros está a tu lado.

Recomendados
Recomendados