Pescan una criatura de dos cabezas, 3 días después tienen que cerrar el puerto


En el pequeño puerto de la ciudad de Hook, en Holanda, a tan solo unas cuantas millas de la costa, fue encontrada una muy extraña criatura marina envuelta en la red de unos pescadores. La “cosa”, como fue llamada en un principio, contaba con sesenta centímetros de largo y dos cabezas. 



Se trataba de dos delfines que nacieron hace unos días y que estaban unidos por su cuerpo, así lo reportó Erwin Kompanje, investigador del Museo Natural de Historia de Rotterdam. 


Una de las cosas más extrañas que se han encontrado en el océano. El investigador estaba seguro que era un hallazgo como ningún otro, un espécimen único. 


La sorpresa de Kompanje fue muy grande, su objetivo era poder ver a la criatura de cerca para poder comenzar con su investigación, pues en sus más de 20 años de carrera estaba seguro que nunca había ocurrido algo así. 


El nacimiento de gemelos en delfines es un fenómeno prácticamente imposible, esto porque las hembras no cuentan con el suficiente espacio para que dos cuerpos puedan desarrollarse al mismo tiempo. Hasta el momento los únicos casos de los que se tiene registro fueron fetos sin desarrollo. 


“Creo que nacieron vivos”, dijo el investigador, y la causa de su muerte se pudo dar por dos razones principalmente; sus dos cerebros pudieron haber dado información diferente al delfín para que muriera ahogado, o simplemente su corazón no funcionó de manera adecuada. 

Inmediatamente Kompanje habló con el capitán del barco pescador para conocer las coordenadas exactas del lugar en el que se encontraban, su intención era llegar hasta ahí e iniciar un estudio, quizá lograr quedarse con la criatura y poder exhibirla en su museo, un logró con el que siempre soñó. 

Lamentablemente los hombres que lo pescaron pensaron que el llevárselo era ilegal, por lo que solo tomaron algunas fotografías y lo devolvieron al mar. Lo que significó una verdadera desgracia para el mundo de la ciencia marina. 
Recomendados
Recomendados