6 cosas que matan el deseo sexual. Si amas a tu pareja tienes que leer esto


Indiscutiblemente hablar de amor es meternos en terrenos complicados, principalmente cuando nos encontramos dentro de una relación de mucho tiempo. Y es que aunque al principio todo es miel sobre hojuelas, los meses y nuestras actividades y conductas diarias pueden comenzar a reducir el interés. 

Por eso hoy queremos hablarte de esas 6 cosas que pueden estar acabando con el deseo sexual de tu pareja. No todo está perdido:


6. Crisis económica




La crisis también cobra factura en el terreno sexual. Por estar pensando en los pendientes que se tienen y las dificultades económicas no hay tiempo  para pensar en sexo, y si acaso se llega a dar no hay concentración, por lo que puede que sus encuentros no sean tan placenteros. Tú mejor que nadie lo conoce, así que habla abiertamente con él y hazle sentir todo tu apoyo, créeme, lo necesita. Ayúdalo a relajarse y no te hagas, tú bien sabes cómo…

5. Enfermedades y medicamentos


El deseo también disminuye por enfermedades, ya sean físicas o psicológicas, pues impactan de manera negativa provocando apatía sexual y ojo, esto se da de igual manera tanto en hombres como en mujeres. Ya sea por cambios hormonales, enfermedades transitorias, algún trastorno o el efecto secundario del uso de fármacos,  puede que el libido vaya disminuyendo, así que manténganse atentos a qué es lo que toman y las consecuencias secundarias que esto pudiera estar generando. ¡No se automediquen! 

4. Estrés


Cuando se tienen responsabilidades en exceso y hay frustraciones laborales, escolares o emocionales, el ritmo sexual disminuye. Intenten buscar nuevos pasatiempos, experimenten cosas nuevas y cuando estén solos, por favor, traten de olvidarse de todo lo que los rodea. Lo necesitan. 

3. Problemas constantes en la relación


La falta de comunicación es uno de los problemas más comunes que afectan en el erotismo. Cuando los problemas y las peleas en pareja se vuelven parte de la rutina, lo último en lo que se piensa es en tener relaciones, pero nada que no pueda solucionarse. No hay mejor remedio en una relación que hablar. No te guardes nada y trata de hablarlo con tu pareja de forma pacífica, sin gritos, sin reclamos ni reproches. El punto es encontrar juntos una solución, no engrandecer el conflicto. 

2. La rutina


Si sientes que la rutina los ha atrapado y prácticamente ya  sabes lo que harán en la mañana, la tarde y la noche sin importar el día que sea, CUIDADO, puede que tu relación esté en riesgo. No esperes a que lo peor suceda, sal de tu zona de confort, proponle a tu chic@ cosas nuevas, hagan un viaje o paseo juntos, compra linda lencería y pídele a tu pareja experimentar nuevas posiciones. No solo quedará impresionado, sino que no se querrá separar de ti jamás.

1. Baja autoestima


Hay personas que no se sienten cómodas con su autoimagen, tal vez no se sienten atractivas, capaces o se sienten expuestas. Todo esto influye en que no deseen tener algún encuentro sexual por temor al rechazo o por la idea de no sentirse deseados. Si este es tu caso, la solución está en tus manos, desempolva esos tacones, saca ese lindo vestido con el que lo enamoraste, pinta tus labios y explota toda tu sensualidad. Ahora que si piensas que es él quien se siente así, solo hazle saber lo mucho que te encanta, hazle sentir lo mucho que lo deseas.

Recomendados
Recomendados