7 objetos que NUNCA debes de prestar ni compartir con nadie. Podrían matarte


Es muy común acceder a prestar ciertos objetos de uso personal, por no parecer egoístas, por quedar bien con alguien, o simplemente porque está en nuestra personalidad ayudar a los demás. 

Sin embargo hay ocasiones en las que debiéramos ser más cuidadosos, y aun cuando pudiéramos dar una imagen no muy grata que digamos, proteger nuestra salud diciendo que nos es imposible prestar los artículos que te comentaremos a continuación. 





Si quieres evitarte un muy mal rato por una posible infección o enfermedad, más vale que tomes en cuenta aquello que JAMÁS debes prestar, y que nadie que no seas tú debe usar. 

7.- GOTAS PARA LOS OJOS 


A veces pensamos que prestar nuestras gotas para los ojos no tiene nada de malo pues el líquido cae por fuera, pero no en todos los casos es así. Si por algún motivo el dispensador llega a rozar una parte del ojo de alguien con infección, como conjuntivitis, es muy probable que aunque ya no toque nuestros ojos, la infección se quede ahí, y que nos contagiemos al usarlo de nuevo.  

6.- MAQUILLAJE


Cualquier tipo de maquillaje entra en contacto con la piel y eso hace que acumulen ciertas bacterias y gérmenes que pueden ocasionar acné, hongos y hasta infecciones. De la misma forma el lápiz labial puede incluso transmitirnos herpes, esa molesta y en ocasiones dolorosa infección causante de los fuegos bucales. 

5.- CEPILLO DE DIENTES


No importa que se trate de alguien de tu familia, tu pareja o con quien tengas mucha confianza, por ninguna circunstancia debes compartir el cepillo de dientes con nadie. En las cerdas guardan sangre, bacterias y virus. Si bien tus propios gérmenes no hacen que te enfermes, los de alguien más sí pueden ocasionar que contraigas enfermedades o infecciones de manera innecesaria. 

4.- AUDÍFONOS


Hoy en día los audífonos son algo con lo que no queremos salir de casa, y en caso de olvidarlos recurrimos a quien sea para que nos haga favor de prestárnoslos. Pero ¿qué crees?: las infecciones también pueden entrar por el oído mediante la suciedad de quien los use. Si no tienes más remedio que prestar tus audífonos, asegúrate de desinfectarlos y limpiarlos muy bien antes de volver a usarlos. 

3.- DESODORANTE 


A pesar de que este es un objeto claramente conocido como “de uso personal”, hay quienes insisten en prestarlos aun cuando no son de aerosol. No imaginamos por qué habrían de hacerlo, si los aplicamos en una de las partes del cuerpo que más propensas son a guardar gérmenes, hongos y bacterias, por ser de las que más sudan. Si te rasuras o depilas dejas abiertos los poros, y eso te expone aún más a infecciones. 

2.- SANDALIAS


Cuando prestas tus sandalias o chanclas corres el riesgo de la transmisión de gran cantidad  de hongos, bacterias, pie de atleta e incluso verrugas. Así que si quieres evitarte cualquiera de estas molestas infecciones, alejate de sandalias que no sean las tuyas.  

1.- ROPA INTERIOR


Quizás esté de más decirlo y sean más que evidentes los motivos para no prestar ni usar ropa íntima ajena, pero aun así hay quienes no miden los riesgos. Por eso queremos recordarles que todos tenemos bacterias y microorganismos en la piel, y de igual forma segregamos flujos que nos ponen en riesgo de adquirir infecciones genitales cuando compartimos esas prendas. 

Esperamos que después de haber leído esto te asegures de que tus artículos de uso personal no vuelvan a ser usados por nadie más, y que tú debes evitar a toda costa hacerlo por tu propio bien.

Recomendados
Recomendados