Cuidado, mira por qué NUNCA debes bañarte descalzo. Las consecuencias son muy graves


La gran mayoría hemos pasado por alto, al menos una vez, la constante advertencia de no bañarnos descalzos en regaderas públicas, como las de piscinas y gimnasios, y todo porque al final de cuentas no creemos que pueda pasar algo malo… Lamentamos decirte que, aunque te niegues a aceptarlo, lo que puede suceder SÍ es posible que sea muy grave.



En lugares como baños, regaderas comunes, piscinas públicas y gimnasios, es muy frecuente el contagio de hongos y la aparición de gran cantidad de bacterias, por ser áreas húmedas y en ocasiones un tanto calientes, lo cual puede desencadenar infecciones realmente peligrosas. 



Por esta razón con mucha frecuencia escuchamos la advertencia de usar nuestras propias sandalias al caminar por esos espacios, para evitar el riesgo de contagios. Desafortunadamente hay personas que las pasan por alto y terminan por enfrentarse a consecuencias serias, que van mucho más allá del simple pie de atleta.


A un hombre de Texas, Estados Unidos, no hacer caso de estas recomendaciones lo llevó a vivir en carne propia el terrible efecto, y quiso compartir su historia, esperando crear un poco más de conciencia y que nadie más sufra lo que él vivió.

Un día como cualquier otro, al terminar su rutina de ejercicio en el gimnasio, fue a las regaderas para darse un baño antes de irse a su trabajo, y se dio cuenta de que había olvidado sus chanclas. Como no le daría tiempo de ir a casa a bañarse y llegar a tiempo al trabajo, se duchó descalzo. Lo que no sabía es que tomar esa decisión lo pagaría demasiado caro…


Días después acudió al médico, cuando se dio cuenta de que en el pie izquierdo le había aparecido un pequeño punto con un anillo blanco alrededor, que empezó a molestarlo por la comezón que le ocasionaba. El doctor le indicó que se trataba de un tumor benigno causado por el virus del papiloma humano VPH, que en términos médicos se conoce como “verruga plantar”.


Al saber que era un tumor benigno el afectado pensó que para eliminarlo serían suficientes algunos remedios caseros pero, como era de esperarse, ninguno funcionó. Al cabo de unos meses y al darse cuenta de que la verruga no sanaba, fue al médico de nuevo pero, lamentablemente para él, era demasiado tarde y lo que vendría jamás lo hubiera imaginado…


Aun bajo tratamiento, la infección por el VPH se expandió demasiado rápido por toda la planta del pie, y lo que inició como una verruga se convirtió en cinco dolorosas lesiones que, al estar en carne viva, le hacían imposible caminar.


Su recuperación se dio después de varios meses de tratamientos y de costosas cirugías, para poner injertos de piel con base en escamas de pescado para sanar las terribles heridas, sin embargo aún le queda un largo camino que recorrer antes de que pueda volver a caminar con normalidad.


Esta historia pudo pasarle a cualquiera, y todo por no tomar precauciones. Al final las advertencias existen porque es necesario seguirlas para nuestro propio bien. Aun cuando no veamos suciedad, bacterias y hongos están ahí como un peligro latente. 

Si quieres evitarte un muy mal rato, procura que esto no te ocurra, teniendo buenos hábitos de higiene y no pasando por alto recomendaciones, sobre todo en los casos que pueden afectar tu salud.


Esperamos que te haya quedado más que claro por qué SIEMPRE debes llevar tus sandalias a esos lugares. Además, para que nunca te veas en situación de contagio como la que te compartimos hoy, te dejamos algunas de las recomendaciones más habituales:

● Evita a toda costa caminar descalzo.

● No uses sandalias ajenas ni prestes las tuyas.

● Seca muy bien tus pies después de bañarte.

● Alterna tus zapatos para dejar que se ventilen.

● Usa calcetines limpios a diario.

● Procura usar talco antimicótico para pies

Ahora que ya sabes lo que te puede pasar, está en tus manos evitarlo con estos sencillos pasos.
Recomendados
Recomendados