Esta es la forma más rica de dar placer a tu novio. No podrá pensar en nadie más


Sin duda, tener una buena comunicación sexual es de vital importancia para garantizar una relación armoniosa en la pareja, y para eso, es necesario conocer a fondo las fantasías de ese ser amado que nos acompaña. Así que ¿Conoces qué y cómo es que le gusta a tu hombre? 



Si no estás muy segura ¡No te preocupes! Recuerda que a diferencia de las mujeres, la mayoría de los hombres son muy iguales, en cuanto a qué es lo que los excita, y por eso es que te traemos esta guía sexual que garantizará darle el mayor placer posible a tu galán ¿Estás lista? Tu novio te lo agradecerá… 


Todo lo que necesitas para darle placer a un hombre está debajo de tu nariz. Así es, estamos hablando de tu boca, y más específicamente: del sexo oral. 


Lo primero que debes hacer es invitar a tu chico tomar un baño contigo. Esto provocará que las cosas se vayan calentando y te evitará la pena de lidiar con un pene apestoso.

Si así lo deseas, ayúdale a limpiar el ¨asunto¨, siempre usando jabón neutro y acariciándolo con mucha suavidad. Un masajito erótico preparará las cosas para lo que viene… 

Después de la ducha, es momento de la acción: con mucha suavidad y con mucha saliva, empieza humedeciendo la punta del pene de tu novio. 

Quédate un tiempo en ese lugar, y aún no te ¨comas¨ todo el ¨paquete¨, espera a que la primera estimulación haga sus efectos. 


Después de algunos segundos, es momento de bajar un poco más. Así que con el pene en tu boca (cuidando no usar los dientes) empieza a moverte de arriba hacia abajo acariciando con los labios y la lengua el pene de tu chico. Sus gestos te indicarán la intensidad que debes implementar. 

Otra cosa que debes de tomar en cuenta es la posición. Si tu novio está acostado, ponte de frente a él y colócate en una posición en la que se note tu trasero. 

No olvides hacer contacto visual, pues eso les encanta. 

Si tu novio está de pie te será más fácil verlo a los ojos, y recuerda, los hombres son súper visuales, así que no descuides tu postura. 

Si gustas, puedes realizar pequeños mordiscos, pero pon mucha atención a los gestos de tu chico que la sensibilidad varía mucho de un hombre a otro. Si notas que le duele o lo incómoda, deja de hacerlo. 

El siguiente paso es más divertido, utilizando tus labios y tu lengua, chupa con pasión el pene de tu hombre. Succiona como si fuera un popote, y acaricia con tu mano sus testículos al mismo tiempo. Esa combinación derrite a cualquier chico. 

Es importante que varíes en la velocidad, pues eso aumentará las sensaciones de placer que él siente. Los cambios de ritmo son súper estimulantes para su pene. 

En todo momento tu lengua debe mantenerse activa. Imagina que se trata de un delicioso helado que te encanta y que no puedes dejar de lamer. 


Recuerda, el mayor estimulante para él, es que tú disfrutes lo que estás haciendo. 

Por último, aquí te tenemos unas recomendaciones que te serán muy útiles:

- Tómate tu tiempo. No presiones si llega al orgasmo, concéntrate en disfrutarlo y verás que el tiempo se pasa volando. Habrá terminado cuando menos lo imagines. 

- ¿Qué hacer si ya te cansaste? ¡Sencillo! Utiliza tus manos y másturbalo con suavidad y delicadeza. Eso te permitirá descansar la mandíbula un momento. 

- Para acelerar el orgasmo, utiliza tus manos para acariciarlo mientras le das sexo oral. Verás lo mucho que lo excita. 

- Los gemidos, ruidos y palabras sucias, encienden mucho a los hombres. Así que tómalo en cuenta. 

- Después de la eyaculación, deja que su pene descanse, así que ya no chupes o toques, en ese momento concéntrate en sus testículos y verás que se le van los ojos hacia atrás. 

- Por último, no le temas al semen. No tienes que tragarlo, pero tampoco reacciones con asco o eso acabará con la pasión en ese instante.  

Lee con atención y práctica con gusto, verás que tu boca es lo único que necesitas para hacer de tu novio el hombre más feliz del mundo. 
Recomendados
Recomendados