Mira por qué sí debes tener sexo en la primera cita. Pero primero debes saber esto


¿Estará bien o mal? ¿Qué pensará de mí? ¿Qué pasará después? ¿Cómo se lo digo? Estas son tan sólo una de las diferentes preguntas que invaden la mente de una chica luego de salir por primera vez con un hombre.



Hoy en día el sexo esporádico y las relaciones sin un compromiso emocional son cada vez más frecuentes, todo esto implica que el sexo de una noche pueda ser una decisión completamente personal, pero para tomar esta decisión es necesario tener en cuenta diferentes cosas.



8. ¿Qué esperas de tu cita?


Desde ahí puedes partir para tomar esa tan importante decisión personal. Analiza ¿Es una persona que te gusta solo para tener sexo o si es alguien que  quisieras conocer más?

7. Evita juzgarte


Muchos piensan que por tener sexo en la primera cita no se trata de nada en serio o que el hecho de esperar varios meses antes de estar con esa persona los va a hacer durar más, pero la verdad es que esto es falso, pues todo eso depende solo de la personalidad, creencias y valores de los involucrados.

6. Acuerdos


En definitiva, las dos personas tienen que estar de acuerdo, ya sea con tener sexo la primera vez que salen o esperarse un tiempo. No te sientas presionada.

5. Conexión sexual


Si el sexo es bueno, seguramente seguirán adelante, si no les gusto tanto, puede que ya no se vuelvan a ver y no pasa nada, pues para que una relación fluya de forma efectiva es necesario que exista una buena conexión sexual.  Pero ojo, si las cosas no se dan de la mejor manera durante el primer encuentro, no significa que todo está perdido, pueden continuar saliendo y dejar de lado esa primera impresión de que no salió como ambos lo esperaban.

4. ¿Realmente debo esperar hasta la tercera o cuarta cita?


Hay ocasiones en que la conexión es tanta que no hay necesidad de esperar a una segunda, tercera o cuarta cita, pues la confianza que surge es tanta que no necesitas cuestionarte nada, sólo dejarte llevar y disfruta, claro, responsablemente.

3. No todo es sexo


Hay situaciones donde es más interesante la plática que las ganas de tener sexo y claro, eso también es completamente válido y disfrutable.

2. Sé congruente


Si estás en búsqueda de una relación afectiva, el sexo puede que no sea la mejor opción si la otra persona no busca eso. Lo importante es ser congruente con lo que quieres y tener claridad suficiente.

1. Háblalo


¿Y por qué no hablarlo? Si te sientes con la confianza de poner las cartas sobre la mesa, habla de forma directa y créeme, te ahorrarás muchas dudas.

Ten en cuenta que ninguna de las dos elecciones es mala o buena, simplemente es una decisión propia que depende de diferentes factores, pero la decisión es solo tuya. Recuerda hacerlo de manera voluntaria y consciente, para que evites arrepentimientos o ratos amargos y por favor, ¡CUÍDATE!
Recomendados
Recomendados